sábado, 6 de febrero de 2016

Entrevista a: Fernando Torres Vico (Poeta)

J.S.- Fernando Torres Vico, poeta en el barrio de Madrid, como le gusta definirse es  el invitado de hoy al blog. Nos conocimos como a tantos otros amigos por la red social Facebook y ya iba siendo hora de que entrara a formar parte de mis entrevistas quincenales.
Nació en primavera en Madrid, donde se siente muy orgulloso de sus raíces, aunque haya vivido en otros lugares como: Barcelona, Bilbao, Muros de San Pedro, La Coruña… Ahora reside junto a su familia en San Sebastian de los Reyes.
F.T.- Hola querido Sedano.
J.S.- Fernando, como tengo costumbre, me gustaría primero saber algo de ti más personal, pero no privado. ¿Cómo era Fernando de niño?
F.T.- Un niño feliz, seguro. Un niño que cambiaba encantado unas pistolas por una caja de cartón, y esta se convertía en un camión, en un refugio, en un cine…Un niño enfrascado en su imaginación. Un niño que siempre quiso un cinexin, y nunca lo consiguió. Pero un niño sin duda feliz.
J.S.- Si tuvieras que ordenar de mayor importancia a menor, como clasificarías: El amor, la amistad y familia.
F.T.- Pienso que lo primero es el amor, la fuerza que motiva y mueve el corazón de muchas personas, lamentablemente no de todo el mundo. Por ponerte un ejemplo sencillo, si falta el amor, en las labores domésticas, como cocinar, hacer la compra, limpiar la casa, etc., pueden ser muy aburridas. Pero si pensamos. ¿Por qué hago estas cosas?
Y recuerdo que es por amor, que mis esfuerzos contribuyen a la salud y la felicidad de mis amigos, de la familia, me resultará más fácil hacerlo. Lo cierto es que por amor nos entregamos sin reserva a los amigos y a la familia. El amor nunca falla. La ilusión también es vital, pues nos mueve a levantarnos cada vez que suena el despertador.
J.S.- ¿Qué tal estudiantes era Fernando?
F.T.- Concienzudo, constante, lo cierto es que me ha gustado y me gusta estudiar, pero nunca he sido un ratón de biblioteca. Una anécdota, de pequeño algunas veces mi madre me tenia que animar a bajar a la calle a jugar con mis amigos del barrio, que llamaban al portero, a veces, no siempre, prefería quedarme leyendo o estudiando.
J.S.- Concluido el bachillerato decides estudiar Filosofía Hispánica, pero lo dejarás tras finalizar el segundo año. ¿Qué provocó dejar estos estudios?
F.T.- Como a muchas personas de mi edad, en casa llego un momento que había que elegir estudiar o trabajar, y aunque esta última no era la opción más deseada, era la única en ese momento plausible.
   J.S.- Has trabajo en diversos trabajos como administrador, gerente de Call-Center, asesor inmobiliario, director comercial, instalador de escenarios. ¿Qué provocaba este constante cambio de profesiones?J.S.- Has trabajo en diversos trabajos como administrador, gerente de Call-Center, asesor inmobiliario, director comercial, instalador de escenarios. ¿Qué provocaba este constante cambio de profesiones?
   F.T.- La precariedad del mundo laboral, he tenido que reinventarme, reciclarme muchas veces, para poder disfrutar de la vida y a la vez traer un sueldo digno al hogar. He intentado trabajar para vivir, no vivir para trabajar. Por eso he necesitado coraje, imaginación, cambio, adaptación.

   J.S.- Después de vivir en diversas ciudades, trabajando en todas ellas, tomas como lugar definitivo de residencia San Sebastian de los Reyes. ¿Hubo algún motivo a reseñar?
   F.T.- Sí, en Sanse vive la familia y fue el lugar donde conocí a mi querida cómplice en esto del vivir. Sanse es un pueblo lindo y funcional, al norte de Madrid, un pueblo donde uno puede  anclarse y echar raíces sin sentir remordimientos.
   J.S.- Entrando en materia, una de tus aficiones llevadas al libro, es la poesía. Así fue como yo te conocí, como poeta a través de la red social Facebook, donde de vez en cuando nos ofrecías uno de tus poemas. ¿Qué es para ti la poesía?
   F.T.- Para mí la poesía, no la mía, la de otros, es una de las razones para no olvidarse de respirar, llenarse de poesía, es llenarse de magia, de luz, de vida. Sabemos que la vida es dura y cruel, corta y a la vez irremediablemente larga, por eso necesitamos pararnos y mirar, leer poesía, ver poesía en lo que nos rodea, en lo cotidiano, pues esta va a despertar nuestra dormida imaginación.
 
 
La poesía es un envase a presión, en el que la fuerza de un solo verso logra que el cerebro se dispare y que todo el poema,  estalle en el pensamiento, llenándolo de esa luz y de esa magia que tanto necesitamos para vivir.
F.T.- La verdad es que nunca pensé publicar un poemario, escribo desde muy pequeño, la mayoría de los poemas se han perdido en cajas o cajones.J.S.- Has publicado con Legados Ediciones tres libros en sus colecciones  “El sastre de Apollinaire” y “Libros del Luthier”.  El primer poemario se titula “Detrás de la poesía”  ¿Qué ofrecías al lector en esta primera obra?
“Detrás de la poesía” es una recopilación de poemas que encontré en hojas sueltas entre los libros de mi biblioteca, tengo que agradecer a Agustín mi editor, el apoyo y trabajo arduo para publicarlo. En este mi primer poemario el lector encontrara ingenuidad, sencillez, brevedad, trocitos, entre  verso y verso, de un hombre melancólico, divertido y a veces un poco loco.
 
   F.T.- Sí, la mayoría de los poemas están dedicados a mi amada cómplice, Mabel, una mujer capaz, tenaz, inteligente, bella, ocurrente y muy divertida. Pero no todos los poemas tienen que ver con ella o conmigo, a veces tiene que ver con el sabor que me dejo una película, una canción, un hecho de desamor que me contaron, etc.J.S.- “En tristeza Marina” tu segunda obra: “Me gusta cuando susurras palabras de amor  y las dejas volar en el aire como mariposas. Y entonces también la mar de tu mirada centellea verde iluminador” ¿Existe alguien especial a quien dedicas tu obra o parte de ella?


J.S.- Para tu tercera obra deseaste que escribiera el prólogo y como te reconocí después, hacer un prólogo de una obra poética resultaba complicado, pero fue todo un honor. Esa tercera obra es “El vértigo de tus labios” En ella están presentes tus temas favoritos, el amor, la amistad, el desamor, los fantasmas del pasado… y algo que me hizo sonreír, al llegar al final de la obra “Una canción dedicada al Atlético de Madrid. ¿Qué es para Fernando el Atleti de Madrid?
   F.T.- Primero agradecerte que me escribieses un prólogo con tanto gusto y bien hacer.
   El Atlético es una pasión.
   Pero, déjame contarte como fue el asunto, fíjate que de niño era del Real Madrid, mi querido padre Santiago, me llevaba al Bernabeu, a ver los partidos y me había comprado un traje de Gento.
   La rebeldía, llevar la contraria a mi padre, y el color, me llevaron a encariñarme de esas rayas canallas, esas rayas rojiblancas que tan bien quedaban en la televisión, el blanco merengue era tan soso.
   Si esta dos razones fueran pocas, aquellos tiempos de cambio en mi mente y corazón, coincidieron con el tiempo de un ratón llamado Ayala, de un defensa con afán de delantero llamado Pereira, un sabio distribuyendo juego llamado Luis…Un Atlético que dominaba el mundo, ahí    quedo mi corazón  atado para siempre a la pasión atlética.
   J.S.- Pero como antes comentaba, no solo tus obras han pasado al libro físico, sino que también ofreces tus trabajos en redes sociales y has colaborado con artículos o poemas en revistas digitales como Poe+ , en diversas antologías, en el Foto literario Amargama, Mistium,        Mundoeditores.com, Poesía+Letras.  ¿Cómo responden los lectores a tus poemas?
   F.T.- Siempre es reconfortante que valoren tu esfuerzo, mis queridos lectores reaccionan de diversas maneras, algunos reconocen que les gusta como escribo e incluso piropean mi forma de escribir, otros mencionan al leerme, “más de lo mismo”, otros se aburren.
   Sí, hay variedad en los inteligentes criterios de las personas que me leen.
   J.S.- En Sanse, como nos gusta llamar a este magnífico barrio a quienes vivimos en Madrid, fundas hace unos años el Colectivo Cultural Rafael Alberti ¿Qué provocó crear este colectivo?
F.T.- Imagino que la juventud, la ilusión por la cultura, las ganas de trabajar, las armoniosas y magistrales poesía de Alberti.
Ten en cuenta que tenía 18 años, y a esa edad cualquier proyecto cultural parece apasionante. Lo que recuerdo con más cariño en ese tiempo, fue el privilegio de hablar con Alberti.
J.S.- Antes de llegar a la última pregunta. ¿Cuáles son los nuevos proyectos para Fernando?
F.T.- Personalmente intentar ser una persona más positiva, algún día, tal vez, termina una o dos carreras universitarias que están ahí pendientes, laboralmente seguir llevando una vida sencilla, trabajando para vivir, y posiblemente dejar, inmediatamente, de escribir poesía, y si caigo en la tentación, volver a guardarlas, ya no en hojas sueltas entre mis libros, sino en archivos en forma de árbol en el ordenador.
J.S.- Y para finalizar la pregunta clásica. ¿Qué te hubiera gustado que te preguntara y no he hecho?
F.T.- Decirte que todo muy bien, agradecerte el honor inmerecido de esta entrevista, querido Sedano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada